Todo lo que debes saber sobre la terapia con células madre

Terapia de células madre

Todo lo que debes saber sobre la terapia con células madre

¿Has escuchado el término “células madre”? Aunque todos hemos oído hablar de ellas, en muchas ocasiones no sabemos qué son, para qué se usan y cómo nos pueden beneficiar en el tema de la salud.

Hace aproximadamente 18 años nació la tendencia de “guardar” las células madre de cordón umbilical de nuestros hijos en bancos especializados, para así tener una especie de reserva, en caso de que se presentara la necesidad de usarlas.

Hoy en día sabemos que las células madre pueden obtenerse de varias partes del cuerpo y que podemos utilizar células de donador (alogénicas) para regenerar y curar. Conoce un poco más sobre ellas en el siguiente artículo.

¿Qué son las células madre?
Una clara definición que la Clínica Mayo presenta en su página web es la siguiente: “las células madre son la materia prima del cuerpo; a partir de ellas se generan todas las demás células con funciones especializadas.”

Las células madre, bajo condiciones adecuadas de laboratorio, pueden dividirse indefinidamente para formar más células, las cuales pueden convertirse a su vez en nuevas células madre o en células especializadas.

¿Cuáles son los tipos de células madre más usadas?

  • Embrionarias (ESCs): Se obtienen de embriones y son pluripotenciales, es decir, pueden generar casi cualquier tipo de tejido en el cuerpo y eso las puede hacer difícilmente controlables.
  • Mesenquimales (MSCs): Se obtienen principalmente de cordón umbilical y gelatina de Wharton (sustancia que rodea y da soporte al cordón umbilical) y también pueden encontrarse en células adultas de la médula ósea y el tejido adiposo. Son multipotenciales, ya que son capaces de generar múltiples tipos de células que tengan un origen embrionario común y contribuyen a la regeneración de tejido mesenquimal como hueso, cartílago, músculo, ligamentos y tendones, e incluso hay estudios que indican que son capaces de generar células epiteliales y derivar en tejido neuronal como astrocitos y neuronas.
  • Células madre pluripotenciales inducidas (iPSCs): Se derivan de células somáticas maduras in vitro, comúnmente de fibroblastos dérmicos adultos (células que segregan proteínas de colágeno que mantiene la estructura de tejidos como en la cicatrización de heridas); y son células que se modifican genéticamente para convertirse en pluripotenciales.

En los últimos años ha habido un aumento exponencial en la investigación acerca de las propiedades y el uso de células madre. La principal aplicación que se le ha dado es aprovechando su potencial de regeneración de tejidos dañados a nivel del corazón, cartílago, ligamentos y sistema nervioso. Estos procedimientos se realizan ya sea en consultorio o quirófano por un médico especialista y bajo una guía de imagen.

Existen múltiples artículos que han demostrado una gran seguridad y mejoras clínicas con procedimientos de aplicación de células madre tanto en lesiones de tejido músculo-esquelético como en lesiones del sistema nervioso central y, algunas enfermedades neuro-degenerativas como la esclerosis múltiple y demencias.

¿Qué debo tomar en cuenta para la terapia con células madre?

    • Las células madre deben venir de un humano. No funcionan si son de algún otro tipo de organismo vivo.
    • Existen diversas terapias con plasma rico en plaquetas, sin embargo no es lo mismo que las células madre. El plasma rico en plaquetas se obtiene directamente de la sangre del paciente.
    • Verifica que el número de células madre sea adecuado para tu terapia.
    • Confirma la viabilidad de las células madre. Es decir, cuántas llegarán vivas a tu cuerpo.
    • Las células deben estar libres de hongos, esporas y virus.

En Grupo Médico Neurogenic, tenemos las mejores y más seguras terapias con células madre. Sin importar cuál sea tu padecimiento, lo podemos valorar y ofrecerte alternativas para mejorar tu calidad de vida.