Qué es EVC: Tipos, causas y tratamiento

Qué es EVC: Tipos, causas y tratamiento

Qué es EVC: Tipos, causas y tratamiento

La enfermedad vascular cerebral (EVC) es una lesión neurológica focal, no progresiva, que ocurre cuando se obstruye el suministro de sangre al cerebro. Evita la llegada de oxígeno, o bien, crea una ruptura de un vaso sanguíneo provocando una hemorragia.

Esta enfermedad llega generalmente sin aviso, pudiendo tener síntomas desde 24 horas antes. Existen dos tipos de EVC, ocasionadas por distintas causas:

  • EVC isquémico: Es la más común y se le conoce popularmente como embolia. Se produce por la obstrucción de los vasos sanguíneos del cerebro, ya sea por una acumulación de grasa, un coágulo o algún desecho que viaja a través de la sangre y se aloja ahí, impidiendo la llegada del oxígeno.
  • EVC hemorrágico: También se le conoce como derrame cerebral y se produce cuando se rompe un vaso sanguíneo en el cerebro y produce una hemorragia, como su nombre lo indica. Las causas de este tipo de EVC pueden incluir presión arterial alta no controlada, sobredosis de anticoagulantes, etc.

Existe también el ataque isquémico transitorio, el cual puede tener los mismos síntomas que el EVC, pero dura menos de 24 horas y dejará a los pacientes sin secuelas, por lo que no requerirán tratamiento neurológico posterior.

Sin embargo, deben llevar el adecuado control con un médico especialista que corresponda para prevenir un nuevo evento.

¿Cuáles son algunos síntomas?

Los síntomas más comunes son:

    • Confusión y dificultad para entender
    • Parálisis facial, del brazo o la pierna, de un lado del cuerpo
    • Dolor intenso de cabeza
    • Mareos, pérdida del equilibrio o caídas sin razón

Visión borrosa, reducción de la vista en uno o en ambos ojos

Una EVC se considera una emergencia médica, que si es atendida de inmediato, puede salvarle la vida a una persona o bien lograr que tenga el menor número de secuelas posibles. Es potencialmente mortal y en casos de supervivencia es altamente discapacitante, por eso se considera un problema de salud pública. Hasta ahora solo hay algunos tratamientos que pueden lograr controlar el daño en las primeras horas, posterior a eso el daño es, generalmente, permanente.

Tratamientos más efectivos

Durante la recuperación de la enfermedad vascular cerebral, el cerebro se somete a una serie de eventos de remodelación que conducen a una recuperación funcional espontánea que suele ser limitada.

En nuestro país, es la causa número uno de discapacidad en adultos y la quinta causa de muerte, según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Las terapias basadas en células madre han surgido como un tratamiento de las fases agudas y crónicas de la enfermedad vascular cerebral, debido a su capacidad para liberar factores de crecimiento, además de la regulación del flujo sanguíneo cerebral, la barrera hematoencefálica y otros mecanismos neuroprotectores, convirtiéndolas en una herramienta de tratamiento prometedora.

Estas terapias han demostrado promover la recuperación funcional y disminuir las secuelas, participando en procesos como inmunomodulación, formación de mielina y nuevas sinapsis; mejora en la integridad de la barrera hematoencefálica, nuevos vasos sanguíneos y reducción del tamaño de la lesión, mostrando eficacia no sólo en la materia gris, sino también en la materia blanca del cerebro.

Estudios recientes indican que la terapia celular con exosomas es capaz de transferir proteínas y ARN para influir en la formación de nuevas neuronas, oligodendrocitos y estimular el crecimiento de vasos sanguíneos.

Todos estos procesos hacen a las terapias regenerativas una opción eficiente y segura de tratamiento para las secuelas funcionales ya sea agudas o crónicas que deja el EVC.

Las secuelas neurológicas pueden tener mejoría con el tratamiento adecuado. Si tienes preguntas comunícate con nosotros, nuestros especialistas con gusto te atenderán.