Parálisis Cerebral Infantil: Tipos y tratamientos más efectivos

¿Qué es la Parálisis Cerebral Infantil y cómo se puede tratar?

¿Qué es la Parálisis Cerebral Infantil y qué tipos de tratamientos existen? 

La parálisis cerebral infantil (PCI) es un conjunto de trastornos que surgen a partir de una afectación en el cerebro inmaduro en desarrollo,  y puede suceder antes, durante y después del nacimiento. Puede causar alteración en el movimiento, el tono muscular, la postura, la capacidad intelectual, etc.

Existen tres tipos de PCI, dependiendo de la parte afectada del cerebro y son las siguientes:

  • Parálisis cerebral espástica: este tipo de PCI es el más común. En este caso, los niños presentan tono muscular incrementado y movimientos que parecen tiesos. En este tipo de PCI pueden haber tres variaciones: la hemiplégica (que afecta solo un lado del cuerpo), la diplégica (que afecta solo las piernas) y la cuadriplégica (es la más severa y afecta a todo el cuerpo).
  • Parálisis cerebral atetósica o disquinética: se caracteriza por movimientos lentos y no controlados de brazos, manos, piernas y pies. Incluye también movimientos involuntarios de torsión, lentos y repetitivos, posturas involuntarias de la cabeza, etc. (coreoatetosis y distonia).
  • Parálisis cerebral atáxica: afecta el equilibrio y la percepción de la profundidad. Los niños con este tipo de PCI tienen poca coordinación y caminan de forma inestable.
  • Mixta: En este tipo se presentan síntomas variados de cada uno de los tipos anteriormente mencionados.

¿Cuáles son las principales causas o factores de riesgo?

En muchos casos se desconoce la causa, pero existen muchos factores de riesgo que la pueden desencadenar, entre ellos están los siguientes:

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas se presentan en los bebés durante la infancia muy temprana y puede incluir lo siguiente:

  • Retrasos en el desarrollo psicomotor (retraso en la edad para sentarse, para pararse, para alcanzar y sostener juguetes, etc.)
  • Alto o bajo tono muscular
  • Falta de coordinación en movimientos y falta de equilibrio
  • Reflejos exagerados
  • Retrasos o dificultad para hablar y dificultad para el aprendizaje
  • Sialorrea (babeo excesivo)

Los síntomas dependen del tipo de PCI, ya que pueden afectar solo algunas o casi todas las partes del cuerpo y pueden variar en intensidad, lo que la puede convertir en una discapacidad.

¿Cómo se puede disminuir el riesgo de PCI?

Llevar un buen seguimiento médico durante el embarazo, no consumir drogas, tener buenos cuidados de los bebés recién nacidos.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

La PCI es una lesión fija en el cerebro inmaduro del bebé, es decir, no es una condición progresiva ni degenerativa, pero no desaparece y no es curable.

Lo que podemos hacer es intentar mejorar las funciones de estos pacientes, pero ¿cómo podemos lograrlo?

  • Con un buen seguimiento médico de un especialista
  • A través de un programa especializado de terapia física
  • Si tiene alguna enfermedad al mismo tiempo, se debe tratar dicha enfermedad para evitar complicaciones
  • En ciertos casos, hay pacientes que pueden requerir cirugías ortopédicas

No hay ningún medicamento ni acción que revierta la parálisis cerebral, sin embargo hay un meta análisis (conjunto de muchos estudios) que concluye que, las intervenciones con células madre en pacientes con PCI, pueden tener un impacto significativo a corto plazo en la mejoría de las actividades motoras gruesas.

Aunque las células madre no curan la PCI, pueden ser más efectivas que únicamente programas de rehabilitación y terapia.

Dale la oportunidad a tu hijo de mejorar su calidad de vida. En Grupo Médico Neurogenic estamos seguros de poder ayudarte.