Artritis reumatoide: Causas, síntomas y tratamiento

Artritis reumatoide

Artritis reumatoide: Causas, síntomas y tratamiento

La artritis es una enfermedad que produce inflamación y dolor crónico o agudo causado a menudo por un daño estructural. Sus dos tipos más comunes son la artritis reumatoide y la osteoartritis.

En este artículo, nos enfocaremos en la artritis reumatoide que se caracteriza por ser crónica, sistémica y atacar en su mayoría a las articulaciones sinoviales.

El papel del líquido sinovial
Para entender mejor cómo ataca esta enfermedad, tenemos que visualizar a las articulaciones rodeadas por una cápsula que contiene una sustancia llamada líquido sinovial.

Este líquido es secretado para lubricar a la articulación y nutrir el cartílago articular. Además, reduce la fricción entre una superficie y otra.
Sin embargo, si llega a inflamarse, puede destruir el cartílago y el hueso dentro de la articulación.

Es por esto que la artritis se clasifica como una enfermedad autoinmune. Es decir, una enfermedad que ocurre cuando el sistema inmune ataca por error los tejidos del cuerpo.

¿Cuáles pueden ser las causas?
Esta enfermedad autoinmune tiene una fuerte influencia genética, sin embargo se piensa que su origen se debe también a factores externos, como por ejemplo el tabaquismo y procesos inflamatorios de la mucosa de la boca (particularmente la periodontitis).

Existen evidencias científicas que sugieren que la dieta podría estar implicada en el desarrollo de la enfermedad.

El consumo de carbohidratos y azúcares refinados, así como una alimentación baja en fibra y antioxidantes, podría aumentar el riesgo de desarrollarla; directamente a través del aumento en la inflamación e indirectamente a través del aumento de la resistencia a la insulina y la obesidad.

No se sabe con exactitud cuál es la causa que detona el inicio de esta enfermedad, pero, el componente genético puede hacernos más vulnerables a ciertos virus y bacterias que pueden desencadenarla.

¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas principales son dolor en múltiples articulaciones, calor y aumento de volumen; dolor y rigidez articular más intensa por las mañanas, cansancio, debilidad, fiebre, pérdida del apetito y pérdida de peso.

Hasta un 40% de las personas con artritis puede tener afectación en distintos sistemas corporales como la piel, los ojos, los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos, así como el tejido nervioso, médula ósea, entre otros.

Curiosamente, es una enfermedad que le da en su mayoría a mujeres de mediana edad, aunque se puede producir a cualquier edad.

¿Cómo saber si tengo artritis reumatoide?
Los padecimientos iniciales suelen ser:
● Dolor e inflamación en pequeñas articulaciones entre los dedos de las manos y los dedos de los pies.
● Dolor e hinchazón en las rodillas y muñecas, que puede confundirse por un dolor común y corriente.
● Debilidad, cansancio y en algunos casos fiebre.
¿Cómo se diagnostica y qué opciones de tratamiento hay?
La artritis reumatoide ocurre en cinco de cada mil personas. Si es diagnosticado a tiempo y se da el tratamiento adecuado, se puede evitar la progresión del daño articular en la mayoría de los pacientes y evitar un daño irreversible, que puede llevar incluso a la discapacidad.

El diagnóstico se realiza por un médico especialista, a través de una revisión clínica, pruebas de laboratorio y estudios de imagen de las articulaciones afectadas.
La meta del tratamiento es la remisión de la enfermedad o un estado de baja actividad de la misma. El tiempo aproximado podría ser de 6 meses, aunque hay pacientes que no responden adecuadamente al tratamiento.

El tratamiento involucra el uso de antiinflamatorios no esteroideos, corticoesteroides, medicamentos modificadores de la enfermedad y agentes biológicos.

Las células madre mesenquimales, por su capacidad de modular la respuesta inmunitaria y su acción antiinflamatoria, se consideran una terapia segura para algunos pacientes con artritis reumatoide en fases iniciales o intermedias.
Padecimientos como la artritis reumatoide pueden ser diagnosticados y tratados por nuestros médicos especialistas.

¡Acércate a nosotros!