Alzheimer y demencias: ¿Qué son y cómo prevenirlas?

Alzheimer y demencias

Alzheimer y demencias: ¿Qué son y cómo prevenirlas?

La palabra demencia nos lleva a pensar en locura, desequilibrio o creer que una persona demente no está bien de sus facultades mentales. Sin embargo, las demencias no son locura y todos podemos estar expuestos a ellas eventualmente.

La demencia es uno de los mayores desafíos sociales, económicos y médicos de nuestros tiempos. Aproximadamente, 50 millones de personas en el mundo viven con demencia, y se estima que el costo global de tratamiento y cuidados a estas personas representa aproximadamente 818 mil millones de dólares anuales.
Por eso, en el siguiente artículo te presentamos los diferentes tipos de demencias y cómo prevenirlas.

Características importantes de la demencia
La demencia es un trastorno clínico caracterizado por:
● La afectación de la memoria o pérdida de la misma
● Desorientación y alteraciones del comportamiento
● Deterioro cognitivo progresivo, de habilidades sociales y pensamiento
En muchos casos se considera un trastorno “fatal”, pero no podemos hablar de demencia como una enfermedad específica, sino que hay una serie de enfermedades que la pueden provocar.

Diferencias en el tratamiento de las demencias
Dependiendo de las causas de la demencia, en algunas ocasiones puede ser reversible con tratamientos, como las causadas por deficiencias nutricionales (deshidratación, falta de vitaminas, alcoholismo, etc.), infecciones o trastornos inmunitarios, problemas metabólicos, envenenamiento o tumores cerebrales.
Contrario a las demencias progresivas, las cuales empeoran con el tiempo, interfiriendo paulatinamente con un mayor número de habilidades cognitivas.

Principales demencias progresivas

Entre las distintas enfermedades de este tipo, las dos más comunes son:

Alzheimer: La patología más comúnmente asociada a la demencia progresiva. No se conocen aún todas las causas de esta enfermedad, y la mayoría de los casos son de aparición tardía y progresiva y se presenta en adultos mayores.

La pérdida de masa neuronal y de sinapsis (transmisión de impulsos nerviosos entre dos neuronas) representa la característica central del Alzheimer y se relaciona estrechamente con el deterioro cognitivo inicial. Los factores de riesgo establecidos son la edad, enfermedades cardiovasculares, baja actividad intelectual, depresión y también factores genéticos.

Demencia vascular: La segunda causa más común de demencia, después del Alzheimer. Sus principales síntomas son la pérdida de la memoria, deterioro en las funciones ejecutivas, dificultad para resolver problemas, falta de concentración, organización y déficit en el lenguaje.

Se sabe que la enfermedad cerebral de pequeños vasos es el factor de riesgo más importante. Otros factores importantes son la edad, antecedentes de accidente vascular cerebral, hipertensión arterial, trastornos cardiacos, arteroesclerosis, diabetes, síndrome metabólico y el componente genético.

Existen otros tipos de demencias progresivas y otros trastornos vinculados, que si bien no es posible revertir en muchos casos, es posible aplicar tratamientos y terapias que mejoren en buena parte la calidad de vida de los pacientes. Aunque las opciones siguen siendo limitadas, se basan en el control de los factores de riesgo y en medidas para mejorar la función cognitiva de los pacientes.

El rol crucial de la terapia con células madre
Las terapias con células madre en estos casos tienen como objetivo restaurar las redes neuronales degradadas, induciendo factores de crecimiento y, en consecuencia, mejorando la función cognitiva.

Existen estudios en donde se ha demostrado la regulación de la respuesta inmune y la producción de factores neuroprotectores con el trasplante de células madre mesenquimales.

Recordemos también que los exosomas son capaces de transferir con éxito su carga de información (RNA) al tejido cerebral después de su aplicación intravenosa, gracias a su facilidad para atravesar la barrera hematoencefálica, lo que hace posible utilizarlos como terapia para enfermedades neurodegenerativas, como las demencias.

El glutatión es un importante antioxidante intracelular que protege contra una variedad de diferentes especies de antioxidantes por lo que su aplicación podría ayudar a mejorar el estado de estos pacientes con padecimientos como el Alzheimer.

¿Cómo podemos prevenir las demencias?
Te presentamos algunas acciones que te pueden ayudar a prevenir o retardar la aparición de demencias:
Mantener ejercitado al cerebro: Las personas con mayor número de años de educación muestran síntomas de demencia más tarde que aquellos con un estado educativo más bajo.
Modificaciones en la dieta: La alimentación correcta puede tener una relación en la prevención del deterioro cognitivo. La dieta mediterránea es recomendada.
Ingesta de componentes nutricionales: Consumir ácidos grasos omega-3, complejo B y vitamina E pueden ayudar a la prevención.
Ejercicio físico: Principalmente rutinas aeróbicas y de resistencia.
La presencia de demencias en adultos mayores no solo afecta su calidad de vida, sino la de todos los familiares involucrados.

En Grupo Médico Neurogenic tenemos especialistas que te ayudarán con diferentes alternativas para este tipo de padecimientos.

¡Déjanos ayudarte a encontrar una solución específica para ti!